“Grupete” enquistado en clínica Es Salud – impide mejoramiento de atención del asegurado

A pesar que el gobierno envió un contingente de médicos y apoyo logístico, el servicio no mejora

Es Salud  Cañete

A pesar que el régimen de Ollanta Humala, pone el esfuerzo para mejorar la salud en nuestro país, lamentablemente los órganos ejecutores, no ponen de su parte para llegar a la calidad de atención que requiere el asegurado.

Una muestra clara es lo que sucede en la Clínica Es Salud – Cañete donde el problema del asegurado es el pan de cada día, dado a la falta de una política directriz firme para cumplir con las metas trazadas.

A pesar que existe un diagnóstico situacional deprimente en la Clínica Es Salud – Cañete, los mandamases poco o nada hacen para mejorar la atención del asegurado, por mezquinos intereses de grupo que existe en su interior.

Que, muchos pacientes se quedan si la atención, porque no alcanzan a una cita o que el médico de turno llegó fuera o se ausentó, sigue siendo la comidilla en los pasillos de Es Salud.

Las evaluaciones apresuradas o la indiferencia de algunos profesionales con los pacientes, son otro de los problemas del cual padecen los asegurados cañetanos.

Lamentablemente, el asegurado tiene que estar sometido y subestimado por los grupos existentes al interior, so pretexto, que tienen el poder del nosocomio.

Es decir, la atención a la población asegurada, se ve condicionada por estos “grupos que controlan el hospital, lejos de la ética, apelando al lucro profesional o estar expectante para ocupar un alto cargo jerárquico.

A esto se agrega el caos y desorden organizacional y funcional en los servicios hospitalarios y consultas externas, con jefaturas inoperantes y complacientes que no tienen el más mínimo interés de corregir.

El incumplimiento de los horarios de trabajo, exceso de horas muertas y demasiado gasto en los servicios de extra parcialmente trabajadas por los servidores de la salud, es otro de los hechos que se observan.

La situación en Es Salud, se torna peor cuando los grupos de poder hacen espíritu de cuerpo, para mantener puestos y privilegios, obteniendo dividendos a su favor.

Se resisten a los cambios o amenazan con remover a los jefes, funcionarios o directores, cuando éstos les pretendan vulnerar sus privilegios. En otras palabras, son inamovibles.

Los abandonos de trabajo, se dan en forma constante que a pesar que se recurre a los altoparlantes para que acudan a sus puestos, se hacen los desentendidos demostrando irresponsabilidad en su profesión con los pacientes, no sólo de Cañete sino de Yauyos.

Lo curioso del caso es que a pesar que han llegado un contingente de médicos y apoyo logístico, que no se ha dado en otros nosocomios, la atención no mejora.

Nuestras autoridades políticas, edilicias y regionales, poco o nada hacen por mejorar la atención por culpa de los órganos ejecutores que son unos inoperantes o sumisos al “grupete” existente en la Clínica Es Salud de Cañete

.
News Reporter

Deja un comentario