Distribuidores de cerveza se declaran la guerra en Cañete

La sangre puede llegar al río. En Cañete los tres distribuidores oficiales de la cervecería  Backus acaban de declararse la guerra  y tal parece que no escatimarán esfuerzos por complotar contra los eventos cerveceros que el competidor promocione y auspicie.

El último incidente ocurrió el Día de la Madre,  durante un evento folclórico en el que  se presentaba la cantante Fresialinda y que venía siendo auspiciado por el distribuidor Fernando Campos. Según testigos, al promediar las 11 de la noche,  antes del estelar,  una turba empezó a gritar que los cantantes anunciados en cartelera no eran los que se presentaban en el escenario. Ello originó el saqueo de la boletería y el hurto de cientos de cajas de cerveza.

Los organizadores no dudaron en ningún momento en imputar la responsabilidad a la competencia y la sospecha recayó  inmediatamente en el más antiguo distribuidor de la cerveza  Isaias Peña, puesto que se señaló que sus  trabajadores  empezaron la trifulca.

Desde entonces hasta la actualidad cada distribuidor ha tratado de mover cielo y tierra para defender su inocencia y alegar acusaciones,  recordándose por ejemplo la guerra de botellazos con que se cerró la Semana de Cañete 2011 y que enfrentó a los mismos personajes.

La guerra parece estar declarada desde que hace unos meses Backus decidiera dejar de darle la representación de su producto en Cañete a sólo  un distribuidor (Gecoasa) y dividirlo entre El Golazo y la Chapas. Lo que se pensó iba a beneficiar a los consumidores no ha sido así.

CAÑETE HOY

.
News Reporter

Deja un comentario