Un grupo de pobladores, entre ellos obreros de Construcción Civil, bloquearon un tramo de casi 3 mil metros de la Panamericana Sur en el kilómetro 138, jurisdicción del distrito de San Luis, provincia de Cañete.

En la vía, los manifestantes impidieron el tránsito de vehículos interprovinciales arrojando piedras y palos en la pista.

Los pobladores exigen al Tribunal Constitucional considerar a Cañete como sede del Gobierno Regional de Lima. Además piden al Gobierno destinar presupuesto para la administración de la Universidad Nacional de Cañete, solicitan se derogue la ley Nº 29777 que establece derivar los sobrantes del río Cañete hacia las pampas de Concón-Topará, Chincha Alta, manifiestan no cederán ni un centímetro de sus límites territoriales y no están de acuerdo con la construcción de más cárceles.

Los mercados de San Vicente y de Imperial cerraron sus puertas, así como las instituciones educativas.

Las vías que unen a las dos principales ciudades de la provincia, San Vicente e Imperial, fueron bloqueadas para evitar el paso de vehículos de transporte público y particulares. Los servicios de movilidad hacia Cerro Azul, Quilmaná y San Luis también se suspendieron.

Aproximadamente tres mil personas se apostaron en la plaza de Armas de San Vicente, exigiendo la presencia de la alcaldesa de Cañete María Montoya y de los regidores, quienes se encontraban en la municipalidad y al parecer se negaban a salir.

Mientras tanto el Frente de Defensa de los Intereses de Cañete hizo uso de la palabra y se sumaron otros gremios como Construcción Civil.

La población al no ver respuesta por parte de la autoridad edil, golpearon la puerta de la municipalidad provincial, el cuerpo de serenazgo trató de resguardar el palacio, pero no se dio abasto, los manifestantes rodearon el palacio, logrando ingresar abruptamente a la institución.

La alcaldesa provincial salió y se sumó a la marcha que era encabezada por Ítalo Maldonado, pero se produjo una gresca, cuando solicitaban las palabras de María Montoya.
Frente al incidente la autoridad edíl regreso a la municipalidad, esto generó malestar por parte de los pobladores que a viva voz le exigían que saliera del palacio.

Posteriormente la alcaldesa regresó a la plaza de armas para reunirse con los demás manifestantes, donde les comunicó que elevará un pronunciamiento al gobierno central y al congreso.
Por otro Ítalo Maldonado en su alocución anunció que el Vicepresidente de Consejo de Ministros iba a recibir a una comitiva del Frente de Defensa.

.
News Reporter

Deja un comentario